lunes, 17 de abril de 2017

Chocaron las botellas, y se las empinaron, convencidos de su ineludible muerte.









Tantas cosas que teníamos por hacer
y las abandonamos.

Mejor hubiera sido detenernos y morir aquella noche de lluvia
en que aún escuchábamos la tonada de Buena Vista Social Club
en el billar de Villeda. Antes de habernos dado un nombre.

Quedémonos aquí, dijo Nelson, esa noche,
ese hijo de puta de Gustavo jamás vendrá, se perdió él solito…

Algo anda mal con él.

Gustavo había muerto años atrás, solitario en la habitación oscura.
Pero no nos abandonamos a la idea de desaparecer en esa noche.
Yorch dijo que era pertinente crear algo, que no nos dejáramos arrebatar la fiesta.
Mantengámonos firmes en esta idea, dijo, esta letra nadie la borrará, sentenció. Nunca.
Darío escuchó esa palabra “nunca” como un mazazo en los ojos.
Todo lo sabemos ahora, volvió a decir Yorch, pero se necesita un esfuerzo.

Y así lo resolvieron.

Al siguiente día murieron. Sus trabajos no llegarían de ninguna manera a ningún destino. Por muy salvaje que a ellos les pareciera.

Después de algunos años, los Poetas del Grado Cero apenas eran recordados por ellos mismos, pero la lluvia no borró la última letra, porque la escribieron en la viga que el agua no azota durante la lluvia.

- Que traigan otras cervezas, dijo Nelson, cuando la lluvia arreció. Su carro aguantaba el torrencial estacionado debajo de una palma amarillenta.



Chocaron las botellas, y se las empinaron, convencidos de su ineludible muerte.





...........

viernes, 17 de marzo de 2017

INVITACIÓN AL CONVERSATORIO: LITERATURA INFANTIL EN HONDURAS, PROBLEMAS Y DESAFÍOS






Estimados amigos y amigas: Les invitamos a que nos acompañen el próximo jueves 30 de marzo en el CCET para compartir en un conversatorio el tema: Literatura infantil en Honduras, problemas y desafíos.
Sabemos que la Literatura infantil en nuestro país es un asunto pendiente sobre el que estamos interesados en conversar para buscar alternativas que nos orienten a mejorar las condiciones actuales. Desde la carencia de producción, limitaciones editoriales, limitado banco bibliográfico, falta de estímulos para los creadores, dificultades de difusión, concepciones erráticas sobre la lectura y la literatura infantil; en fin, un sin número de aristas que condicionan negativamente el desarrollo del hábito de la lectura en nuestros niños y niñas.

Motivados por ello, les invitamos a compartir este interesante tema en los espacios del Centro Cultural de España en Tegucigalpa, el próximo 30 de marzo a partir de las seis de la tarde.

Para JK Editores será un honor saludarles nuevamente y poner a su consideración los puntos de vista de este magnífico equipo de invitados: Eduardo Bärh, Delia Fajardo, Victor Manuel Ramos, Kalton Bruhl y Jorge Martínez Mejía.

Tendremos, además, una exquisita muestra de lo mejor de la literatura infantil producida en nuestro país hasta la fecha.




Quedan cordialmente invitados.

viernes, 24 de febrero de 2017

ASÍ ES LO POPULAR, ASÍ ES EL AMOR



Amorosa, ilustración de Jorge Martínez Mejía








Estábamos en precariedad de pensamiento,
absortos en tanta poesía,
que algo se veía venir.

Nos vimos a los ojos,
tan hermosos,
y nos reímos a profundidad,
a estocadas,
y era ella,
la poesía.

De pronto nos abandonamos
y nos vimos,
sin Cortázar y sin guías.

Todo estaba claro,
todo estaba muerto.

Debajo de la noche, Cortázar había sembrado un ápice.

—Vos lo encendés — dijo alguien a la espalda.
—Vos debés morir — repondió el otro.

Esa noche pasó así.

Al final dijo: —Así es lo popular, así es el amor.







jueves, 23 de febrero de 2017

NOCIONES CONCEPTUALES SOBRE LA LECTURA





Por Jorge Martínez Mejía



En el 2008, escribí un ensayo sobre La cultura popular y los mitos lencas en la novela La guerra mortal de los sentidos, de Roberto Castillo, una de las figuras intelectuales más importantes de la literatura hondureña y centroamericana. En dicha novela, Roberto Castillo cuenta la historia de un último hablante lenca que es buscado por el protagonista y narrador, en una comunidad indígena devastada, donde no hay sino despojos. Menciono este detalle para iniciar mi exposición y mostrar que existen varios mundos, varias civilizaciones de profundas raíces en nuestra cultura, una idea que intentaré retomar al final de mi exposición. En fin, Roberto Castillo se enfrenta en su obra al desafío de comprender ese mundo mágico de la cultura lenca con las herramientas heredadas de la cultura occidental, intentando reconstruirlo a través de sus mitos propios.

Sin embargo el tema de mi conversación son las nociones conceptuales sobre la lectura.
La lectura es uno de los temas más complejos que existen. Es huidizo, esquivo a las definiciones concluyentes o categóricas. Los expertos según su campo de especialidad, pueden verlo de manera parcial, y los teóricos filósofos intentan producir discursos que integren todas sus facetas. Los pedagogos, al concentrarse en el espacio de la enseñanza de la lectura, construyen sus definiciones desde la perspectiva de la enseñanza, del ambiente escolar, las herramientas metodológicas, los materiales para su ejercicio y las implicaciones didácticas. Los teóricos de la literatura se concentran en el texto, en las relaciones del lector con el texto, en la experiencia estética del lector y en la multiplicidad de funciones del texto escrito, en su infinita posibilidad de sentidos, dada la infinita posibilidad de receptores o lectores. Los lingüistas, psicolingüistas y sociolingüistas, se concentran en el proceso cognitivo y sus vinculaciones con el texto y la sociedad. Desde las implicaciones biológicas y sociales de  la percepción del signo gráfico, hasta la construcción de las significaciones por parte del lector en su entorno específico.

He ahí la complejidad de la lectura.  En definitiva, la lectura es un tema tan importante que puede servirnos no solo para retratar la problemática cultural en nuestra sociedad, sino su situación política, sus perspectivas y posibilidades de desarrollo en general. En fin, la lectura es un tema estratégico para las distintas poblaciones que componen la hondureñidad.
De ahí nuestra preocupación por la lectura, por la dificultad en la construcción del hábito de la lectura en niños, jóvenes y adultos.

Yo intento estructurar esta presentación como un acercamiento a las nociones conceptuales sobre la lectura, responder a la pregunta ¿Qué es la lectura? mostrar que podemos ver la lectura en un sentido amplio y en un sentido estricto. Que estamos rodeados y sumergidos en distintos discursos, es decir, en complejas cargas de significados que se materializan en cada uno de nuestros actos, porque cada uno de nuestros actos se sostiene en un discurso, en un contexto de significaciones en las que todos somos lectores.

Que existe una especificidad en el campo de la lectura relacionada con la interacción del lector con el texto escrito, y que se trata de una búsqueda del conocimiento que se muestra como un juego de adivinanzas significativas. Que leer supone la construcción de significados. Y que los datos del texto escrito se relacionan directamente con los datos del contexto. Que todo el sistema del discurso que nos rodea se orienta a la construcción de un lector, de un sujeto capaz de reflexionar no solo sobre su propia experiencia lectora, sino sobre la lectura misma como praxis que lo construye. Que esta realidad hace necesario responder a las preguntas ¿qué es un lector?  y ¿Qué es el acto de la lectura?

1. Para responder a estas preguntas, me sostendré en los argumentos que aporta la Antropología y la Psicología sobre el concepto de Percepción. Entendemos que en nuestro país coexisten culturas cuya esencia es la oralidad y la inexistencia de la escritura, es decir, culturas ágrafas, que nunca han tenido la escritura como necesidad o como base para la construcción de su discurso ni de su sobrevivencia. Me refiero a las culturas pesh, tolpán, tawahka, miskita, garífuna y lenca. No obstante, estas culturas se ven en la actualidad obligadas a producir su discurso con el dispositivo de la escritura por efecto de la presencia de una cultura foránea que las domina, la cultura occidental eurocéntrica.

2. Esto nos lleva a la consideración de que estas culturas ágrafas que coexisten en nuestro país no precisamente son inferiores por el hecho de no contar con la herramienta de la escritura, porque a pesar de ello, y quizás por eso mismo, por no contar con la escritura como herramienta, la base de su discurso no se sostiene en la acumulación, sino en la sobrevivencia. En la repetición progresiva de los ciclos por las generaciones más jóvenes. Ciclos que han sido durante siglos, el resultado de su relación fraternal con la naturaleza, con la tierra, a la que consideran una madre generosa proveedora de vida.

3. Estas culturas sostienen su cosmovisión en esa relación fraternal con el entorno. Y a pesar de no contar con escritura (aunque en la actualidad se han esforzado por colocarse en igualdad de condiciones produciendo la escritura de sus lenguas) en un sentido amplio, estas culturas también son lectoras. Lectoras en sentido amplio, porque su mundo ágrafo se ha construido a base de la percepción natural, del intercambio directo entre los sujetos y el entorno. En general, en sentido amplio, la lectura es nuestra capacidad para interactuar con nuestro entorno cultural y ambiental. Dentro de la cultura todo tiene carga significativa, todo lo que nos rodea transporta hacia nosotros determinados significados, aunque estos no constituyan sistemas sofisticados de comunicación como el lenguaje escrito.

Cualquier realidad física perceptible que nos transmita una significación, una idea, una señal o un indicio a través de cualquiera de nuestros sentidos, que no sea producto del artificio del hombre, es un texto susceptible de ser leído o interpretado por cualquier persona que forme parte de ese contexto cultural y no tenga atrofiados sus sistemas perceptivos. La inferencia o capacidad para construir significados a partir de estos indicios también es lectura, es lectura en sentido amplio.

4. En el proceso de la lectura de un texto escrito, el lector interactúa con éste, en cierto sentido de la misma manera que hacemos en el sentido amplio de la lectura. Construimos los significados a partir de las señales que nos transmite el texto  porque relacionamos los datos específicos del texto con los datos que nos proporciona el contexto en el que nos desenvolvemos. Es decir que el lector de alguna manera construye el significado que le plantea el texto. Al leer, entonces, no solo recibimos los significados, sino que también nosotros cargamos el texto de significación. La sociedad en general con todos sus sistemas, sean estos gráficos o no, se orienta a la construcción de lectores, independientemente de que tengan sistemas de comunicación escritos. Porque todo lo que tiene carga significativa, o es visto desde la perspectiva de un sujeto miembro de una cultura, es texto.

5. El lector es un sujeto provisto de distintas estrategias para construir la significación de su mundo.

6. Es importante considerar que la mayoría de nosotros, los que formamos parte de la cultura mestiza producto de la colonización española eurocentrista  y la neo-colonización norteamericana, estamos inmersos en una cultura del signo gráfico. Ya que la escritura es el dispositivo más importante, aunque no el único, de la modernidad para el aprendizaje y la acumulación del conocimiento de tipo técnico y científico.

7. Teniendo este marco general sobre el mundo en el que nos desenvolvemos, debemos considerar que todos los que nos encontramos en este lugar, al tener a la escritura como dispositivo fundamental para la adquisición y acumulación de conocimientos, tenemos una noción básica sobre lo que es o significa la lectura. Sabemos que leer es abrirnos a nuevos conocimientos y experiencias, a nuevas aventuras y mundos. Que la lectura nos permite tener un criterio propio de las cosas, es decir, un pensamiento crítico con el que podemos  cuestionar nuestro entorno.

La lectura del texto escrito, lo que se conoce como decodificación del signo gráfico, es una lectura en sentido estricto. No obstante, este tipo lectura es una actividad muy compleja, en donde se combinan las experiencias afectivas y vivenciales del lector en conjunto con los procesos cognitivos. Aquí es imprescindible, como una primera noción clave, y de a acuerdo a una de las disciplinas que más ha profundizado sobre los procesos cognitivos, la Psicología, definir la percepción. Y la definimos de acuerdo con Luz María Vargas Melgarejo, de la  Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa, Mexíco, y cito: “tradicionalmente la Psicología ha definido a la percepción como el proceso cognitivo de la conciencia que consiste en el reconocimiento, interpretación y significación para la elaboración de juicios en torno a las sensaciones obtenidas del ambiente físico y social, en el que intervienen otros procesos psíquicos entre los que se encuentran el aprendizaje, la memoria y la simbolización. No obstante que la percepción ha sido concebida como un proceso cognitivo, hay autores que la consideran como un proceso más o menos distinto señalando las dificultades de plantear las diferencias que ésta tiene con el proceso del conocimiento” (fin de cita). Es decir, que hay investigadores y autores que hacen diferencia entre el proceso de percepción y el de cognición. No obstante, en el proceso de la percepción están involucrados mecanismos vivenciales que implican tanto al ámbito consciente como al inconsciente de la psique humana.
En términos generales, podemos decir que la percepción constituye una forma de lectura en sentido amplio, y que en ella interviene la selección de preferencias, prioridades, diferencias cualitativas y cuantitativas del individuo acerca de lo que percibe, que existe un condicionamiento sociocultural del sujeto que lo induce a la producción de conocimiento en base a su experiencia cotidiana.

8. Louise M. Rosenblatt, Pedagoga y teórica de la lectura, define la lectura como: “un evento en el que ocurre una transacción, una fusión entre el lector y el texto en un momento y un contexto determinado para construir significado. El significado no existe de antemano en el texto o en el lector, sino que surge en la transacción; por lo que tanto el lector, el texto y el contexto, son esenciales e igualmente importantes en la lectura. El lector selecciona algunas de las pistas que le ofrece el texto y recurre a sus esquemas para producir el significado”. Sin embargo para Rosemblat, términos  como lector u obra literaria resultan engañosos. Para ella cada lector y cada obra es una individualidad única. Y la lectura de cualquier obra literaria es un hecho único e individual que se percibe sólo en la mente y en las emociones de un lector en particular.

A esta especificidad compleja de la lectura y el texto, de la relación del lector con el texto escrito, se refiere la lectura en sentido estricto.

9. Otro aspecto importante a considerar en relación a la lectura en sentido estricto, es que el aprendizaje de la lectura y la escritura se inicia prácticamente en contextos no formales, esto es, en interacción con la familia, con los hermanos mayores, etc. Aquí cito a Juan Jiménez de la universidad de la Laguna, en España: “De hecho, una de las actividades que más se ha estudiado, antes de que los niños se inicien en el aprendizaje formal del lenguaje escrito, es la lectura de cuentos, y la creación de conocimientos sobre el lenguaje y estructuras de participación en la cultura escrita a partir de interacciones entre los padres y sus hijos en momentos de lectura compartida.  Estos estudios han puesto de manifiesto la importancia de las interacciones iniciales con los cuentos, que tienen lugar en el contexto familiar.” 

10. Leer supone, entonces, un acto de interpretación en el que se encuentran los razonamientos propios del lector con la información que le provee el texto, sea este de origen  natural o producto del artificio humano.

11. Un aspecto de mucha relevancia lo constituye el hecho de que nuestras sociedades, particularmente la sociedad hondureña, en su sistema educativo se orienta al desarrollo de competencias lectoras funcionales utilitarias, orientadas a producir sujetos capaces de desenvolverse en un mundo que se percibe como un mercado de habilidades intelectuales, entre las que el placer no figura sino como una competencia complementaria. Y el texto, en su funcionalidad estética, desarrolla la capacidad de placer mediante la pluralidad de sentidos que implican al lector en una participación creativa y constructiva, en el texto, el lector pone en juego múltiples procedimientos analíticos e interpretativos. Para Roland Barthes, por ejemplo, el texto literario es como una cebolla: “Una construcción de capas cuyo cuerpo no consiste al final, ni corazón ni meollo, ni secreto ni principio irreductible, nada más que la infinitud de sus propias envolturas, que no envuelven otra cosa que la unidad de sus propias envolturas".


Esto reafirma que la fuerza motriz del lector la constituye el deseo de conocer, el placer de buscar, de adivinar y construir creativamente sus propias significaciones. Y este es uno de los problemas observados en el sistema educativo de nuestro país. Con esto vuelvo al principio de mi exposición al considerar que el esfuerzo de Roberto Castillo al recuperar las tradiciones, mitos y formas de la cultura popular en la novela La guerra mortal de los sentidos, quiere hacernos ver la enorme importancia para nuestra vida cultural, que contienen los rasgos particulares de los mitos como formas narrativas que no solo nos producen placer como lectores, sino que nos cuentan la manera de percibir el mundo de una de las civilizaciones soterradas en nuestro país por la cultura colonial eurocentrista.






martes, 17 de enero de 2017

LA CONSTRUCCIÓN DE PUEBLO, EL GENIO DE MANUEL ZELAYA ROSALES

Manuel Zelaya Rosales, líder indiscutible de la opisición política en Honduras





Siempre se las arregla para conseguir un poco de esperanza para la nación, para el ciudadano, para el soberano; cuando éste se siente más aterrado o experimenta la sensación de haberlo perdido todo.

El golpe de Estado de 2009 no se dio a Manuel Zelaya Rosales, se dio al Estado, a la institucionalidad democrática. Él era el presidente del Ejecutivo, es decir, al momento del golpe de Estado, Manuel Zelaya Rosales ostentaba la representación del pueblo en la administración pública, era el comandante general del Estado. Pero no fue por la ostentación del cargo que se le arrebató el poder.

En Honduras, al igual que en el resto de las naciones de Latinoamérica, jamás hemos gozado de una democracia popular, al contrario, hemos sufrido un Estado Oligárquico, con una retórica liberal, sostenida en principios pseudo republicanos, es decir, la retórica es republicana, liberal,  pero la praxis es pura dictadura fascista.

Los grupos herederos del poder colonial son los mismos que fundaron la segunda república, los padres de la Reforma Liberal, son los mismos fundadores del Partido Liberal y Nacional. Pero no son los membretes políticos los que determinan su discurso, son sus actos, orientados a mantener el poder heredado. La Reforma Liberal no es otra cosa sino la entrega de la nación al capital extranjero y el origen del Estado corrupto que se alarga hasta nuestros días. Los factores perturbadores y destructivos del progreso, el comportamiento fraudulento que lesiona de gravedad los intereses nacionales, siempre han sido los mismos. En el caso de Honduras, esos factores se correlacionan perfectamente con la perniciosa visión colonial enquistada en los grupos de poder ligados a la hacienda; los ganaderos y terratenientes, ahora vinculados al capital financiero y agroexportador.

Manuel Zelaya Rosales es de este mismo origen oligárquico, la diferencia es que tiene un mayor respeto por su propia herencia liberal, se inclina y obedece el manual de la Democracia. Es decir que Manuel Zelaya es un político liberal que se sale del esquema pernicioso de los perturbadores de la democracia.

Su único pecado, por el que pagó con la defenestración del cargo, fue intentar una consulta popular para construir mayor fuerza ciudadana como factor de poder democrático.
En esta visión reside su fuerza aglutinadora. Su vocación profundamente democrática ha despertado muchas aspiraciones en distintos sectores marginados y eternamente desplazados del poder, entre ellos la misma izquierda hondureña, que ha visto en Manuel Zelaya Rosales la oportunidad de plantear, sin temor, sus propuestas de corte socialista.

Manuel Zelaya Rosales ejerce en Honduras el más completo poder hegemónico en la esfera política de oposición. Su astucia para generar pueblo, para unificar distintos sectores sociales marginados y opuestos al Estado Oligárquico lo convierten en el más feroz y claro enemigo de una de las oligarquías más peligrosas y abusivas del continente. Eso para los grupos de poder, pero para la inmensa mayoría de las masas marginadas, Manuel Zelaya Rosales representa su inclusión, la expectativa de ver garantizados sus derechos humanos en una república que acate las mismas leyes, la misma retórica que ofrece el derecho a la libertad, a escoger y elegir a sus autoridades y a cuidar los recursos vitales de la nación.

Sin embargo, para el Estado Oligárquico, el desempeño de Manuel Zelaya Rosales no es menos que excelente, porque les permite un respiro, en una sociedad asfixiada, arrinconada contra el desafío de la historia, y por tanto, más expuesta y explosiva.







martes, 6 de diciembre de 2016

NUEVO ESCENARIO POLÍTICO INTERNACIONAL






REUTERS/Dominick Reuter/Files




Es pertinente observar que los motivos económicos y de seguridad son los que se han impuesto en la coyuntura internacional, tanto en Europa a mediados del año, como en Estados Unidos, a finales.

Aparentemente, la inmigración está en el centro de ambas coyunturas y ha despertado los antiguos patrones de los nacionalismos, emparentados con el fascismo.

Los inmigrantes que llegan a Europa o Estados Unidos generan una competencia que, según los temerosos “nacionalistas” reduce sus ingresos. Además, el Reino Unido y estados Unidos ponen énfasis en el terrorismo como una causa para limitar las libertades de movimiento.

En América Latina se nota una visión política diametralmente opuesta en términos generales, a la de Los estados Unidos, pero algunos rasgos se definen similares, como el fortalecimiento del Estado para la nacionalización de los recursos naturales, en Venezuela, Ecuador y Bolivia. Este proceso de nacionalización de los recursos naturales, la producción de nuevas legislaciones que brindan mayor protagonismo a la pluralidad de los pueblos latinos se observa como una debilidad del Imperio para controlar sus antiguas colonias. 

El triunfo de Donald Trump no se percibe con alegría, sino con preocupación. Especialmente la población migrante y residente en Estados Unidos que, sin duda, sostienen los negocios y la seguridad económica de sus familias mediante las remesas.

La era Trump afectaraá no solo la exigua y famélica economía de subsistencia hondureña, el impacto directo en las condiciones de seguridad en los poblados que subsisten en base a las remesas, se verán seriamente afectadas. La previsión es el incremento de actividades ilícitas de sobrevivencia, el aumento del sector informal de la economía, el comercio ambulante, el trabajo infantil, el desempleo y la desocupación se verá incrementada más allá de lo previsto. El incremento del contrabando, la venta de estupefacientes ilegales, drogas, etc.



Hechos: 



  1. La forma de la política en Estados Unidos ha dado un giro inesperado con el triunfo de Trump. Se percibe como un descarnado cinismo político que de manera descarada establece el odio cultural hacia los inmigrantes como una estrategia de protección de la ciudadanía “nacional”. 
  2. Las expresiones de racismo, xenofobia, desprecio por el otro, se fomentan de manera directa desde las principales esferas públicas del poder y se manifiestan en forma progresiva en la violencia policial contra las minorías étnicas y los migrantes ilegales.
  3. En América Latina se reacciona con sorpresa por las expresiones de abierto desprecio hacia la población de la región. 
  4. La comunidad latinoamericana en Estados unidos se ha expresado con temor por las amenazas continuas de Trump en su campaña. Es indudable que no se trata de una campaña publicitaria previa a las elecciones que dieron como triunfador a Trump, sino de una política más abiertamente agresiva, de control duro, otro Big Stick al mejor estilo reaganiano. 
  5. Pareciera que la misma muerte de Fidel Castro es una clara señal de la muerte de una época y el nacimiento de otra en la que el bloque del Mercosur se ve exigido a acelerar su proceso de integración efectiva por la clara amenaza que significa el giro de la era Trum, caracterizada por el agresivo descaro imperialista de considerar estos territorios como su patio trasero. 
  6. El extraordinario evento en homenaje a Fidel Castro realizado en La Habana no es otra cosa que un mensaje claro a lo que podría ser una intervención agresiva del imperio. 
  7. Los jefes de Estado de los países del Alba expresan su compromiso por la unidad de la región. 
  8. Trump ha sentenciado que creará barreras y eliminará puentes previamente creados. 
  9. Los más destacados estadistas y jefes de Estado de Latinoamérica han recibido con sorpresa y temor, lo que les ha puesto en preaviso de fortalecer sus medidas de seguridad militar. Cuba y Venezuela no solo han mostrado sus armas, sino la disposición de sus pueblos de defender sus procesos revolucionarios. El discurso agresivo y amenazante de Trump es una perfecta excusa para fortalecer la tesis del enemigo externo, como un detonante de otro tipo de guerra que tiene al inmigrante en la mira como el enemigo a combatir. 
  10. "Estamos ante el peor escenario", se lamenta el politólogo cubano Armando Chaguaceda. "La llegada de Trump reforzará a los duros, es decir a los dos gobiernos hegemonizados por esa postura. Y lo hará tanto si los republicanos se posicionan en un discurso de confrontación como si, en la veta pragmática, amplían negocios a costa de una democracia y de derechos humanos que nos les importan demasiado", añade. 
  11. Desde mi punto de vista, lo que caracteriza la imagen que Trump ofrece, es la ambigüedad. Se trata de un flexible y rapaz empresario capaz de negociar con el diablo para obtener beneficios económicos a toda costa. Es agresivo contra sus adversarios. No se le puede imaginar dirigiendo un Estado, pero ahí está, impredecible, de no ser porque entendemos las relaciones que teje el imperio en sus ciclos de caída. Los ciclos de 20 años a los que se refiere Molina Chocano como ejes de las tensiones políticas progresistas, nos permiten prever un retorno al Big Stick, un reaganomic remozado: Trump va a aumentar el presupuesto militar y va a hundir el sistema público, levantará el rostro fascista de la población más retrógrada y hará realizad sus amenazas de deportación y cierre de fronteras. Las fuerzas de ultraderecha que son sus fuerzas básicas no van a irse de pronto, se arraigarán tal y como pretende el partido Nacional en Honduras. 
  12. Lo que mueve a Trump es la certeza, la confianza en su estructura de poder que lo respalda, lo que le permite actuar fuera de cualquier esquema, miente, insulta, concita al odio con lujo de cinismo, frente a miles de cámaras, seguro del poder que lo sostiene. Es la era de la “Posverdad”. El interés económico de los oligarcas se muestra descarnado, frontal, sin eufemismos. No está lejos que Trump diga, “Yo no soy solo un presidente, soy emperador el más grande de los imperios”. 
  13. Es algo similar a la crisis que llevó a Ronald Reagan a la presidencia, más motivaciones de temor al otro, de considerar al “enemigo externo” la causa de su debilidad y posible extinción. De esa experiencia de Reagan, armamentística, guerrerista y madre de la Doctrina de la Seguridad Nacional, nosotros en Centroamérica nos llevamos la peor parte. 
  14. En todo caso, una estrategia que reavive la era de Ronald Reagan solo puede orientarse a desbaratar las democracias independientes y de izquierda de América del Sur, el endurecimiento del esquema para para mantener el control en Centro América. 
  15. El inventario de los acontecimientos actuales, los nuevosactores que configuran el actual cuadro internacional y su mutua interdependencia, en lo que son atinentes a la región centroamericana, sólo cobra sentido “real” para la investigación en su articulación con las contradicciones sociales internas. 
  16. Si bien es cierto que la crisis producida por el golpe de Estado ha sido bien manejada por la oligarquía y las Fuerzas Armadas, también es cierto que nuevas correlaciones de fuerza, nuevos actores y mecanismos se han activado en la búsqueda de nuevas opciones que renueven esta vieja musaraña de democracia. 
  17. El pujante esfuerzo de articulaciones de los movimientos sociales y políticos ha generado una poderosa cohesión de los grupos de poder y las Fuerzas Armadas como eje central de su sostenibilidad en el control del estado. 
  18. Indudablemente que la correlación de intereses entre Los Estados Unidos y la oligarquía hondureña producirán estrategias de control de la migración y mayores esfuerzos de gobernabilidad en la región occidental y la militarización de la sociedad tendrá en ello una excusa y mayor respaldo norteamericano. 
  19. No es extraño pensar en nuevas iniciativas de aplicar penas de muerte.
  20. Mayor persecución a la oposición política, asesinato de líderes. 
  21. Indudable la apuesta norteamericana por el continuismo del Partido Nacional. 




LOS NUEVOS ESCENARIOS A NIVEL LOCAL



  1. Tanto en Centroamérica como en México, el narcotráfico sigue representando una amenaza importante para la seguridad nacional; solo que al escenario se ha sumado que las Fuerzas Armadas y la Policía, obligadas a la lucha contra la droga, tienen ahora un perfil de contubernio o complicidad en el trasiego y protección de los capos.(www.youtube.com/watch?v=H5UHCBmJbpc).
  2. Las autoridades del gobierno están coludidas con el crimen organizado y nuevos grupos de poder han surgido para hacerse de manera descarada con el control de todo el aparato estatal, y amenazan con la perpetuación en el poder. 
  3. La violencia social achacada a los grupos de maras y pandillas, ahora se suma el crimen y la criminalización de líderes sociales y defensores de derechos humanos.
  4. La instalación y ejecución del Plan Colombia ha incrementado el asesinato selectivo en el Bajo Aguán, la persecución de líderes políticos, y la violencia social en general. 
  5. La condena internacional y la percepción de ser uno de los países más violentos del mundo, no se ha diluido, al contrario, parece haberse consolidado con crímenes emblemáticos como el de Berta Cáceres. 
  6. La reacción del gobierno nacionalista ha consistido en el incremento del presupuesto para el gasto policial y militar, el cierre de espacios de información y la creación de grupos de choque digital para el control de las redes sociales. 
  7. Una descarada irracionalidad política es el indicador más evidente en el campo político, con las pretensiones reeleccionistas contra viento y marea. 
  8. Otro rasgo visible es el sometimiento jurídico del Estado de Honduras y el desfile de ciudadano a distintas cortes norteamericanas. 
  9. La pérdida absoluta de la institucionalidad parece ir acompañada con una mayor dominación del espacio mediático. 
  10. Ante la pérdida de toda simpatía política, el partido nacional se esfuerza por consolidarse como un Partido Estatista, por intervenir a la oposición generando división y por la difamación de sus líderes por todos los medios conocidos; y finalmente, por institucionalizar de manera abierta, el fraude electoral. 


CONCLUSIONES:



1. Aunque en Europa y Estados Unidos se renueva la causa de la guerra fría, el enemigo externo, y se prepara para un nuevo Big stick contra América Latina, al interior de nuestros países, las luchas internas por el poder político se encarnizan.

2. La derecha parece haberse remozado y encontrado un nuevo discurso en el cinismo y el descaro de mantenerse en el poder a toda costa; la izquierda le apuesta a la vieja democracia electoral ante el acoso incisivo de la derecha que ya ha hecho caer por medios ilegítimos, gobiernos poderosos como el de Dilma Rousef. 

3. Los últimos cambios producto del proceso electoral tendrán consecuencias importantes para las políticas de seguridad en América Latina. Estados Unidos ha logrado posicionar la migración como tema central de su agenda, y el cierre de sus fronteras a los ciudadanos latinoamericanos es una de sus prioridades.

4. La deportación de ciudadanos latinoamericanos y la sofisticación para retener a los ciudadanos potenciales migrantes constituirán las principales estrategias de la era Trump.

5. El costo para los países con débil institucionalidad estatal será de mayor represión, cárcel y control ciudadano.






..................





Debo las notas y la bibliografía, pero la sopa se me quema en el fuego.










...