sábado, 2 de noviembre de 2013

Tuvimos miedo de ser asesinados




Imagen de Igor Amélkovevich



....


©Por Jorge Martínez Mejía


 

Tuvimos miedo de ser asesinados, de la muerte, de la calle, de la noche, del grito, del llanto, de preguntar por qué la muerte, el vil  asesinato. Tuvimos miedo de escucharnos, de hablar en el mercado, de dormirnos y despertar con un balazo. Tuvimos miedo de encontrar los huesos de un hermano en el patio, o su cuerpo tirado en un oscuro barranco. Tuvimos miedo de escuchar las conversaciones de  jueces negociando con sicarios, las sucias transacciones de jerarcas militares y narcos; miedo de tropezar con un poeta muerto, de la traición en el espejo.

Tuvimos miedo en silencio.

Pero los asesinos temían que nuestro miedo se esfumara.

 Y se fue, cuando menos lo esperábamos.

 

1 comentario: