martes, 20 de agosto de 2013

LA POESÍA APESTA





 







....


Por Jorge Martínez Mejía 




Yo soy el hombre que asesinó a la poesía, y nadie se ría, dijo el viejo Yorch, tirado en las gradas de la vetusta catedral.

¿Y por qué no entra? dijo el hombre de camisa roja.

-¿Para qué? ¿Volver a las grietas, a la descascarada mueca del moho, al polvo roto, a las lámparas, a la sombra debajo de mis zapatos, a los muebles dispuestos en orden contra los perros muertos?

La poesía apesta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario