jueves, 30 de mayo de 2013

SIMULAR NO ESTÁ EN MI DICCIONARIO










ILUSTRACIÓN DE ANDREAS ENGLUND




® Por Jorge Martínez Mejía





Son espejismo los poemas, no dicen nada, nadie puede descifrarlos; fueron hechos en silencio, y en silencio han sido olvidados. A estas mismas cosas que digo, aunque hablara de la vida o de la muerte, nadie les hace caso. Los poemas ya no caben en los diarios, no venden, sólo quitan espacio. Antes, al menos, servían para hablar del contorno de un cuerpo, del color de unos ojos,  o de la fragilidad de un beso; hoy ni para eso sirven. Da igual leerlos o quemarlos. ¡Quememos los poemas, prendámosle fuego a estos garabatos! ¡Olvidemos de una vez que sirvieron para algo, que hubieron lágrimas, pueblos inventados, calles, naufragios! Incendiemos este silencio. Que se derrita el rostro de este extraño letargo. Destruyamos este botadero de palabras, este viaje estéril de escucharnos sin escucharnos.

Gastemos de una vez el sueño de inventarnos, cualquier estupidez es bella: Amor, me han emputecido este milagro, las palabras se me han vuelto pasto, un zapatazo en el pecho, un golpe en mi esternón, un viejo asco; se me ha envejecido el odio y simular no está en mi diccionario.
......................................................
El artista sueco Andreas Englund los dibuja como seres humanos corrientes, imperfectos, con las debilidades y las adversidades propias del que dedica su existencia a combatir el mal allá donde esté.

Armado de sus pinceles y de un gran sentido del humor, presenta la serie llamada ‘El Héroe Envejece’ donde vemos a un decadente héroe enfrentándose a las tareas cotidianas al tiempo que lucha contra el crimen con las limitaciones típicas de la edad.
Tomado de www.bluemag.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario